viernes, 17 de marzo de 2017

Puerta grande sin toros para Roca Rey en Valencia

Valencia. Feria de Fallas. 8ª de abono. Lleno de "no hay billetes".

Ganadería de Núñez del Cuvillo y un sobrero de Victoriano del Río.

David Fandila "El Fandi": Silencio y oreja (tras aviso).

José María Manzanares: Silencio y silencio.

Andrés Roca Rey: Oreja y  oreja (tras aviso).

Una tarde soleada, con ligero aire en una entrada de no hay billetes. Una corrida variopinta de capas, floja y con poca casta; el 2º fue pitado en el arrastre, el 5ª fue devuelto por falta de fuerzas. 

Recibió el Fandi al primero de la corrida con dos largas de rodillas para hilvanar una vez en pie con verónicas. Llevó al toro hasta el picador por chicuelinas al paso. Quite por lopecinas. Colocó garapullos el diestro parando al burel con la mano en la testuz y corriéndole hacia atrás como es habitual en el granadino. Brindaba al respetable para comenzar rodillas en tierra alternando de pitón. Segunda serie con la diestra, llevándolo a media altura mientras arrancaba el pasodoble. Al natural  se repetían los enganchones con la muleta, la res es colaboradora pero cabecea en demasía cuando llega al embroque. De nuevo toreaba por el pitón derecho Fandi pero la faena iba a menos. Molinetes y el péndulo  y otros recursos pero no había emoción. Suerte contraria y estocada. -Quite por delantales al
tercero. Volvía a recibir el diestro andaluz a su oponente, cuarto de la suelta con una larga de rodillas para luego torear a la verónica. De nuevo un tercio de banderillas con similitudes al anterior. Brindaba al público iniciando en los medios de rodillas por el pitón diestro, el toro transmitía poco, falto de casta. El Fandi tomaba la franela para el toreo al natural, sonaron los primeros acordes de la banda musical. A media altura lo llevó pero el astado decía muy poco, pasaba sin emocionar. Otra serie con la derecha, alternaba de pitón, arrancando los primeros aplausos. Faena alargada.que fue a más, con un torero voluntarioso y comprometido.  Estocada trasera.

Saludo capotero por verónicas de Manzanares a este segundo colorado de capa. Iniciaba el diestro el último tercio sacando al cornúpeto cerca de los medios, flojeaba el animal. El de Alicante le daba tiempo, lo cuidaba toreándolo a media altura con series cortas, pero el de Cuvillo estaba muy justo. Al natural el matador sometió un punto más a su antagonista pero éste perdía las manos. Insistía Manzanares por ambos pitones, pero el público no terminó nunca de entrar en la faena con un debilitado ejemplar. Pinchazo y estocada. -El quinto bis estaba en el piso, salió Manzanares y lo paró con el percal para intentar encelarlo sin lucimiento. Comenzó Manzanares cerca de los medios con pases de probaturas, muy pensativo y con parsimonia, toreando con la derecha con el compás abierto. Otra tanda con ligazón al son de la música. El morlaco embestía con fijeza pero a regañadientes. Al natural tampoco descolgaba el toro que no humilló nada. Volvía a la diestra el matador, muy estético en su toreo, Manzanares lo puso todo pero el toro nunca transmitió. Pinchazo y estocada.

Paró con la capa Roca Rey al primero de su lote y tercero de la tarde, para lancear por verónicas y chicuelinas. Replicó el quite el de Lima con el capote a la espalda. Brindó al público y empezaba con estatuarios en el tercio, para administrar pases por el pitón derecho, Sonaba la música, en otra tanda donde le perdía pasos el diestro. El toro comenzaba a pararse, al natural lo lleva largo, con decisión, pegando otra serie a un toro con poco fondo y soso en los envites. Voluntarioso Roca Rey que se metía en la cara del astado, llegando a los tendidos con esa tauromaquia valerosa. Remató con bernardinas. Muy buena estocada, que conllevó un trofeo. -Salía el ultimo toro de la tarde al que Roca Rey recibió con un capotazo a una mano para acabar veroniqueando con gusto. Gallenado llevó al burel hasta el varilarguero. Quite con el capote a la espalda cambiándole la trayectoria, y toreándolo con la capa a una mano como si fuera con la muleta, el público en pie ovacionando al peruano. Comenzó con pases cambiados por la espalda y haciendo una rufina. La música sonaba en estos primeros compases de la faena. Toreando con la diestra, ligando y cambiando la flámula de mano. Este ejemplar embestía con más alegría que sus hermanos de camada, pero también estaba justito de motor. Se la dejaba puesta en la cara para encauzar las embestidas con un toro que se quedó parado muy pronto. Al natural muy firme Roca Rey, pero el astado se apagó  y volvía a la diestra,con gran voluntariedad. pinchazo y estocada.