viernes, 17 de marzo de 2017

Rafael Peralta Pineda

José M. Rojas- Nació en Puebla del Río (Sevilla) el 4 de junio de 1933, hermano de Ángel. Su abuelo, catalán, fue comerciante de tejidos; su padre, agricultor y ganadero en Puebla del Río, es el menor de cuatro hermanos.
Debutó el 4 de junio de 1957 en la plaza de Constantina. Empezó a actuar en los ruedos en la temporada de 1958, interviniendo en 42 funciones.
El 30 de mayo de 1959 se presenta en Las Ventas con una res de Juan Sánchez Cobaleda en presencia de los espadas Manolo Vázquez y Curro Girón.
El 10 de abril de 1966 corta una oreja en Sevilla, con la nota trágica de que un toro de Barcial le mata a su caballo Tamborel.
Su época dorada es a partir de 1970 cuando junto a su hermano Ángel, Álvaro Domecq Romero y Samuel Lupi forman el grupo de los cuatro jinetes de la apoteosis. 86 contratos complementan esa temporada, 117 en 1971, 112 en 1972.
En varias temporadas ha encabezado el número de corridas toreadas y de trofeos conseguidos en el escalafón de rejoneadores. Ha tenido triunfos resonantes en todo el ámbito taurino, tanto en España (Madrid, Sevilla, Barcelona), como en el extranjero (Perú, Venezuela, México, Ecuador, Colombia).
Junto con su hermano Ángel ha sentado las bases del toreo a caballo actual. Dejó de torear, sin retirarse oficialmente en el año 2000, toreando ininterrumpidamente 43 temporadas, contando más de tres mil corridas toreadas y más de cinco mil toros lidiados.
El 20 de enero de 2002 le llega un gran reconocimiento y recibe la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Civil, que concede el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Con este premio se reconoció la trayectoria solidaria de este rejoneador que, durante los anteriores cuarenta y ocho años, organizó un festival taurino en Medina de Rioseco (Valladolid) cuyos beneficios se destinan a sufragar los gastos del Hospital Casa Asilo Santi Spíritus y Santa Ana.

En su carrera ha marcado un estilo en la manera de correr los toros, en el tercio de banderillas, de poder a poder, al quiebro y al cambio, y ha sido calificado como el que mejor banderilleó a dos manos de su tiempo.
Rafael Peralta cortó el primer rabo obtenido por un rejoneador en Sevilla, en 1965. En su palmarés cuenta con varias puertas del Príncipe y puertas grandes en Madrid, y aún fue capaz de cortar una oreja en la Real Maestranza con más de 60 años.
Por la finca que tienen en Las Marismas han pasado muchas celebridades, desde Ava Gardner a Geraldine Chaplin, Bo Derek, Diandra Douglas, Daryl Hanna. También Paz Vega, con su padre, Campito, que fue banderillero de sus cuadrillas.
Escritor, criador de caballos, ganadero de reses bravas…..


          ACTUACIONES EN LA PLAZA DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA



1985
19 de marzo; Prologó la novillada el rejoneador Rafael Peralta impacientando a la concurrencia aunque clavara en un ir y venir de carreras, algunos rejones y banderillas de adorno, siendo aplaudido más como caballista que como rejoneador, despachándole su novillo con poco acierto el sobresaliente Blas Infante.

1963
3 de marzo; Con tarde desapacible y escasa concurrencia se celebró el anunciado festival taurino en nuestra plaza el pasado domingo.
Rafael Peralta se encontró con un novillo que no acudía al caballo, por lo que todo cuanto hizo fue debido a su decisión y arrojo. Mató de certero rejón y cortó las dos orejas.



1972
14 de agosto; El paseíllo resultó espectacular y los jinetes, tras saludar a la presidencia, hicieron demostración de doma, entre continuas ovaciones.
Rafael Peralta hizo una espectacular exhibición de su dominio del caballo; entró de forma espectacular con un rejón de castigo que hizo rodar al novillo sin puntilla.
Resultó espectacular la labor de los hermanos Peralta, clavando arponcillos y banderillas; entre aclamaciones del público colocaron las rosas, tras clavar cuatro pares de garapullos. Un rejón de muerte de Rafael y otro de Ángel, que acababa con la res. Petición insistente de orejas, el presidente concede una y se gana una bronca; concede la segunda, los rejoneadores dan dos vueltas y termina todo con una pita para la presidencia.



1982
24 de octubre; Festival homenaje al empresario de la Plaza de Toros del Puerto, Enrique Barrilaro, en su veinticinco aniversario al frente de la plaza. Mala entrada, solo un tercio del aforo. Tarde fría.
Rafael Peralta, con un toro reservón del Marqués de Domecq, estuvo lucido, pasando un momento de apuro al ser desmontado, Al terminar con el segundo rejón de muerte, dio la vuelta al ruedo.

1983
13 de agosto; Rafael Peralta estuvo francamente bien. Muy buenos los quiebros en las banderillas. Lució en los adornos con las cortas y acertó con el rejón de muerte, que mató sin puntilla. Se le concedió una oreja y hubo insistente petición de la otra, que la presidencia no otorgó.
Por colleras, mejor Vargas y Valdenebro que los hermanos Peralta, aunque estos encontraron un toro más parado que les hizo trabajar mucho. Para ambas pareja hubo vuelta al ruedo.


1986
16 de agosto; Noche de excelente temperatura.
Pocos espectadores, quizá menos de un cuarto de plaza.
Rafael Peralta logró colocar hasta seis rejones de castigo, siendo de buena ejecución los primeros. En banderillas renunció el toro por completo a la pelea. Puso de las cortas y dos rosas y terminó al segundo rejón de muerte. Fue ovacionado.
El quinto, para Rafael Peralta y Antonio Ignacio Vargas, lo mató el segundo de descabello, pie a tierra, siendo ambos ovacionados.

1992
12 de abril; Se cambió la ganadería de Peralta que estaba, anunciada por reses de Carlos Núñez, desiguales de presentación y juego. Destacaron 5º y 7º.
Festival a beneficio de la Cruz Roja y Centros de Rehabilitación de Drogodependencias. Asistió la duquesa de Alba. Presidió Gómez Ojeda riguroso, y hubo un cuarto de entrada en tarde de Domingo de Ramos de muy buena temperatura.
El festejo se inició con la lidia ecuestre y los protagonistas, Rafael Peralta y Javier Buendía, hicieron alarde de doma y monta tras el paseíllo y durante la lidia. Los momentos de máximo calor se produjeron durante la actuación de ambos jinetes, en el tercio de banderillas. Peralta, en su labor alegre y jaranera cediendo a la espectacularidad, repitió las suertes con las banderillas entre quiebros y recortes a un toro de menor juego que el de su compañero. Tres pinchazos, ovación y vuelta montada.

Los Hermanos Peraltas;
 Rafael y Ángel

1944
25 de agosto; Casi media entrada en noche de agradable temperatura. Antes del paseíllo circuló por la arena un gran break de la casa Terry con un grupo de jóvenes portuenses.  A Rafael Peralta se le pidió la oreja en su primero y el presidente Gago se llevó la bronca al denegarla. El veterano de Puebla del Río se enfadó y acudió taciturno y ceremonioso a saludar en la collera, evidenciando su enojo. Desde nuestro punto de vista cuajó una actuación irregular, con pasadas en falso y clavando a la grupa en los rejones de salida. Bien es cierto que sobresalieron sus innegables detalles de maestría, no pueden pasar desapercibidos en un jinete de su clase pero anduvo más efectista en lo accesorio y en las alegrías que en el embroque. Pinchazo bajo, pinchazo y rejón caído. Vuelta sin desmontar.

En la lidia por colleras hubo fallos de un acelerado Peralta. El toro se cerró en chiqueros y fue dificultoso de matar, pero Bedoya anduvo más resolutivo que Peralta, que falló en muchas ocasiones y sobre todo a la hora de entrar a matar. Medio rejón trasero y vuelta al ruedo.

(Para ver las fotos aumentadas de tamaño, pinchar dicha imagen).