viernes, 14 de abril de 2017

Emilio Oliva Baro

José M. Rojas- Nació en Madrid el 3 de diciembre de 1963. Y nació allí por accidente, ya que su madre había viajado a la capital de España para atender a su marido  que había sufrido una grave cornada.
Su padre es el matador de toros del mismo nombre y sus hermanos David, Abel e Isaac, todos toreros.
Con el ambiente taurino de su casa, pronto empieza a frecuentar tentaderos, capeas y fiestas menores.
Debuta con caballos en Alcalá de Guadaira el 28 de febrero de 1981, alternando con Pedro Santiponce y Jaime Malaver.
El año 1983 torea 35 novilladas picadas, entre ellas la de su presentación en Las Ventas de Madrid el 19 de marzo, acompañado de Fermín Vioque y otra vez con Pedro Santiponce, lidiándose esa tarde novillos procedentes de Camaligera.
Ese año de 1983 gana en Arnedo el zapato de oro.
Toma la alternativa en El Puerto de Santa María el 19 de marzo de 1985, de manos de Rafael de Paula, testigo José Luis Galloso y reses de Gabriel Rojas; cortando el toricantano un total de tres orejas.
La confirmación en Madrid se produce el 26 de junio siguiente (1985); su padrino en Francisco Ruiz Miguel, el testigo Luis Reina y los toros pertenecen a Felipe de Pablo Romero. Hubo un lleno hasta la bandera y los toros fueron mansos, broncos y difíciles. Vestía Emilio Oliva un terno blanco y oro, y fue ovacionado en sus dos enemigos.
Esta su primera temporada como matador toreó 35 corridas, marchando a América al acabar la misma.
En 1986 torea 51, 45 en 1987 y 38 en 1988. A partir de 1989 comenzaron a decaer los contratos y solo torea este año 18. A partir de aquí comienza a torear en las corridas “duras”.
Se retiró el 2 de agosto de 1991 y volvió a los ruedos en 2003, año en que torea tres corridas para retirarse de nuevo.

De nuevo torea una corrida en Chiclana de la Frontera el 15 de junio de 2008 alternando con Uceda Leal y el portuense Alejandro Morilla, con toros de Luis Albarrán.
"Emilio Oliva  ha estado más de una vez en la cercanía de la gloria, y los nervios y su catastrófico uso de la espada y del estoque de descabellar se lo han impedido. El paso de los años no parece haber apaciguado su crispación, y por eso en lugar de figurar en el pelotón de cabeza, lucha por mantenerse en el de los que recogen aquí y allá lo que los poderosos dejan. No ha heredado las gigantescas dosis de valor de su padre, bien acreditadas y puestas de manifiesto en repetidas ocasiones, y, sin ser un torero medroso o escaso de ánimo, su nerviosismo y precipitación son los claros signos externos de su desazón interior en la cara del toro". Carlos Abella.


            ACTUACIONES EN LA PLAZA DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA


1981
14 de junio; Tarde de mucho viento. Presentación en el coso portuense de los tres novilleros y de la ganadería de Juan Luis Ambel, procedente de la de Fermín Bohórquez.
Presentación excelente de los novillos extremeños.
En Emilio Oliva hay mimbre. Hay ganas de ser torero y de esta manera es como se llega. Cumplió con el capote entre cortinas de polvareda. Derribó el novillo en la segunda vara y Fernando Rivera hizo un buen quite. Con la muleta, el diestro de Chiclana dio pases naturales, derechazos y de pecho. Mató de estocada corta y le fue concedida una oreja que paseó por el albero portuense.
En el último cumplió en los lances de recibo y llevó el novillo al caballo por chicuelinas. Fue poco castigado el animal en varas. La faena de muleta la llevó a cabo donde el animal mejor embestía, pero donde hacía más viento. Pases de todas las marcas después de haber brindado al ganadero. Estocada defectuosa, pinchazo y media estocada. Una oreja y posterior salida a hombros de la plaza.


1982

1 de agosto; Emilio Oliva, de nazareno y oro, se hizo ovacionar con la capa en el segundo de la tarde. Brindó al cielo –a Martín Carriles- y realizó una buena faena sobre ambas manos. Intercaló afarolados, rodillazos y adornos. Mató de estocada y descabello, cortando las dos orejas y dando la vuelta al ruedo.
En el otro cumplió con la capa y en la faena muleteril hubo menos pases. Se lo había brindado al empresario Enrique Barrilaro. A la hora de matar lo hizo de dos estocadas, ambas defectuosas, y cuatro golpes de descabello. Dio la vuelta al ruedo y salió de la plaza a hombros.
4 de septiembre; El chiclanero Emilio Oliva volvió a triunfar. Artista y valiente en toda su labor en el primero de su lote al que le cortó las dos orejas después de enterrar todo el estoque.
En el otro dio la vuelta al ruedo después de una estocada defectuosa y descabello a la segunda. La iluminación de la plaza se encendió durante la lidia de este novillo.
24 de octubre; Festival homenaje al empresario dela Plaza de Toros del Puerto, Enrique Barrilaro, en su veinticinco aniversario al frente de la plaza.
Emilio Oliva (hijo), con uno de Carlos Núñez, lo lanceó bien. Con la muleta anduvo buscando el éxito pero las continuas caídas del animal deslució su labor. Mató de dos pinchazos y una estocada. Ovación.


1983

10 de julio; Emilio Oliva, de grana y oro, estuvo mucho mejor en su primero –un excelente novillo- al que toreó bien de capa y lo llevó al caballo muy toreramente. Con la muleta llevó a cabo una estupenda labor, haciendo gala de temple. Pero la Tizona le jugó la mala pasada. Tres pinchazos, estocada atravesada y tres intentos de descabello. Ovación.
En el cuarto de la tarde, nada con la capa. Estuvo decidido con la muleta con un enemigo codicioso. Una serie con la derecha tuvo mucha hondura. Mató de gran estocada y le fueron concedidas las dos orejas, saliendo de la plaza a hombros.
17 de septiembre; Emilio Oliva, que vestía de blanco y oro, es jaleado en unos estupendos lances a la verónica que recetó al primero de la tarde. Brindó a Rafael de Paula. Llevó bien toreado a su enemigo consiguiendo buenos pases con ambas manos. Terminó de dos pinchazos y media estocada corta y dio la vuelta al ruedo.
En el cuarto dio dos lances rodilla en tierra y tres verónicas. El novillo tenía pitones desarrollados y astifinos. Realizó la faena de muleta con la montera puesta y estuvo muy bien. Mató de media estocada con muerte espectacular del novillo. Se le concedió las dos orejas, dando la vuelta al ruedo y salida a hombros.


1984

26 de mayo; Emilio Oliva, de nazareno y oro, una oreja y ovación.
Emilio Oliva recibió al segundo de la tarde con dos largas cambiadas, continuando con lances a la verónica. Realizó una faena de muleta con pases de todas las marcas. Mató de dos pinchazos y estocada.
En el quinto no pudo torear de capa porque el Osborne salió huido. En el tercio de banderillas alcanzó al banderillero Ángel Hurtado. Labor de aliño del chiclanero, que hubo de desistir de intentar faena. Pinchazo y estocada.
30 de septiembre; Emilio Oliva, de verde y oro, estuvo bien con el percal en el primero de la tarde y después tuvo que cuidarlo mucho por las constantes caídas del animal. Lo mató de pinchazo y media estocada, siendo aplaudido. En el otro muy bien con el capote. Levantó un gran entusiasmo al realizar un quite un quite por chicuelinas al alimón con su hermano David. Compuso una faena soberbia y mató de estocada. Se le concedieron las dos orejas con las que dio una triunfal vuelta al ruedo.


1985

19 de marzo; Durante el festejo cayó un fuerte chaparrón. Los toros desiguales de presentación y de condiciones para la lidia. Presidió el subcomisario de Policía José Muriel Fonseca, complaciente con las peticiones de trofeos.
 Emilio Oliva, de blanco y oro con cabos verdes, tras lograr fijar al primero de la tarde estuvo bien en los lances de capa. A las 17,18 le cedió los trastos Rafael de Paula. ¡Qué enormidad de chiclaneros había en los tendidos! El torero en ningún momento mostró nerviosismo. Brindó a su padre e inició su labor con unos ayudados por alto, continuando con la muleta en la zurda para ofrecer unos naturales que se jalearon. Le salieron mejores los pases con la otra mano, pero ya el toro quedó parado, terminando con él de dos pinchazos y una estocada. Una oreja. El último de la tarde fue rechazado por cojo y salió el sobrero. Jugó muy bien los brazos al lancear con el capote. Poco castigo en varas y el diestro compuso una buena faena, acompañada por la música y los olés de sus numerosos paisanos. El toro no iba bien por el pitón izquierdo pero de todas maneras consiguió muletazos por ese lado. Terminó de pinchazo y gran estocada y le fueron concedidas las dos orejas, saliendo de la plaza a hombros.
 - Rafael de Paula termina el festejo fue detenido por la policía, acusado de haber contratado unos matones para agredir a un hipotético amante de su esposa.
4 de agosto; Emilio Oliva, de grana y oro con cabos negros, ovación y palmas.
Oliva dio verónicas con temple y mando a su primero, levantando un clamor. Con la muleta se encontró un toro con sentido que lanzaba tarascadas. Se jugó la vida de verdad y lo mató de dos pinchazos y media estocada. Larga agonía del toro.
Al último de la tarde lo recibió con una larga cambiada. Tras la devolución se las vio con un sobrero astifino. En la muleta lo intentó a costa de arriesgar. Abrevió y terminó de tres pinchazos y estocada corta.
11 de agosto; Emilio Oliva, de blanco y oro con cabos verdes, ovación y una oreja.
Emilio Oliva toreó de capa a su primero sin apreturas. Gregorio Cruz Vélez clavó un extraordinario par de banderillas. Con la muleta aguantó mucho al peor toro del encierro. Lo mató de pinchazo hondo y descabello.
Se le aplaudió las verónicas al último de la tarde. Con la muleta ligó los pases con una y otra mano a base de echarle casta. Hubo entusiasmo entre el público que le dedicó una cerrada ovación al querer matar recibiendo, logrando solo pincharlo. Mató después de dos medias al volapié.
27 de septiembre; Festival Pro-Monumento a Francisco Rivera “Paquirri”.
Emilio Oliva, de blanco y oro con cabos verdes, tuvo el más difícil de la tarde, de Sayalero y Bandrés. Estuvo decidido y lo mató de una corta. Ovación.
15 de diciembre; Festival Pro-Cabalgata de Reyes Magos.
Emilio Oliva actuó como banderillero a las órdenes de los subalternos que hacían de matadores.



1986
25 de julio; Emilio Oliva, de lila y oro, que lidió tres, ovación, petición y palmas.
Oliva recibió con dos largas rodillas en tierra al primero de su lote. Mostró gran decisión con la muleta, salvando con vista el peligro del toro. Demostró gran valor y mató de pinchazo y estocada.
En el cuarto de la tarde, bien con el capote y valiente con la muleta. Le faltó acierto a la hora de matar ya que necesitó tres pinchazos, estocada y varios descabellos, perdiendo los trofeos ganados.
Lidió el último de la tarde por cogida de Galloso. Con la misma decisión con capa y muleta. Arriesgó una enormidad. Mató de estocada y tres descabellos. El toro se levantó y golpeó al puntillero Ventura.
17 de agosto; Emilio Oliva, de celeste y oro, petición de oreja y una oreja.
Emilio Oliva hizo a su primero una faena con torería a fuerza de aguantar coladas muy peligrosas del animal. Dominó completamente a su enemigo y lo mató de pinchazo y estocada.
 En el último de la tarde actuó más con el corazón que con la cabeza. Empezó con cuatro largas cambiadas y terminó de pinchazo y estocada.

1987
8 de agosto; Curro Durán sustituyó a Emilio Oliva, lanzándose un cartel con la sustitución.

1988
7 de agosto; Emilio Oliva, de blanco y oro, nada pudo hacer de capa a su primero. Con la muleta expuso mucho con un toro que probaba, logrando hilvanar unos derechazos seguidos de naturales que hicieron sonar la música. Terminó de dos pinchazos, media estocada, una entera y descabello. Silencio.
Cumplió con la capa en el quinto. En quites toreó por chicuelinas. Todos sus deseos se estrellaron con el “bohórquez” –de 585 kilos de peso- que no tomó el engaño ni por equivocación. Lo mató de estocada caída y hubo palmas para el torero.




1990
31 de agosto; El segundo se caía antes de ir al caballo. Emilio Oliva, de caña y oro, se estiró con la capa y llegó hasta el centro del ruedo toreando a la verónica. El toro rodó por el suelo a la salida del picotazo y se originó una airada protesta del público que ya no cesó en toda la lidia del animal. Intentó Emilio torear con una y otra mano, pero todo quedó deslucido por la falta de fuerza del animal. Mató de dos pinchazos y descabello, escuchando palmas. El quinto fue el toro más grande de la corrida e hizo una buena pelea en varas, empujando con fijeza y romaneando. Brindó al público, pero el toro no permitió el lucimiento del torero, quien no podía ligar más de dos pases, porque al tercero el animal se paraba, embestía andando y buscando el bulto. Consiguió una buena serie de naturales y pases aislados con la derecha. No se volcó el espada, ninguna de las veces que entró a matar, hasta que consiguió una estocada en este toro, después de tres pinchazos.


1992
12 de abril; Festival a beneficio de la Cruz Roja y Centros de Rehabilitación de Drogodependencias.
Emilio Oliva ha matado muchos toros y ayer acabó con otro: se perfiló, montó la espada, miró al tendido adelantando el mentón al tiempo que se descaraba diciendo « ¡Va por ustedes!» y le recetó al de Núñez una estocada en lo alto y hasta las cintas mojándose los dedos en la suerte de recibir. El toro era un ejemplar sin fuerza ni transmisión, y parecía que no iba a acudir a la muleta de Oliva. Hubo petición de segunda oreja para Oliva

1999
1 de marzo; Festival pro-monumento a Rafael Ortega.

Emilio Oliva lidió un astado de Jandilla que tuvo peligro y volteó al diestro, por fortuna sin consecuencias. Fue ovacionado.

(Para ver las fotos aumentadas de tamaño, pinchar dicha imagen).