viernes, 12 de mayo de 2017

Antonio Borrero Morano "Chamaco"

José M. Rojas- Nació en Huelva el 13 de septiembre de 1935.
Trabajó de aprendiz de pintor y empezó a frecuentar tentaderos.
Debuta de luces en Huelva el 3 de mayo de 1953, en una novillada de noveles.
Torea por primera vez en novillada, en Huelva, el 4 de junio de 1953 acompañado de  Joselito Romero y José Moreno y reses de Julio Cossio.
Toma la alternativa en Barcelona el 14 de octubre de 1956, de manos de Miguel Báez “Litri”, testigo Antonio Ordóñez y toros de Antonio Urquijo.
El 21 de mayo de 1958 confirmó en Las Ventas, de manos de Julio Aparicio y con Luis Segura de testigo, ante toros de Alipio Pérez Tabernero.
El 12 de octubre de 1961, se despidió por vez primera en Barcelona, cortando una oreja a un toro de Baltasar Ibán.
El 14 de julio de 1963 volvió a los ruedos, en San Felíu de Guixols (Gerona), acompañado de Joaquín Bernardó y Paco Camino. De nuevo Barcelona fue testigo de su retirada definitiva, en esta ocasión el 14 de septiembre de 1967, y de nuevo sin anunciar previamente su adiós.
Con un balance de treinta y siete festejos toreados se saldó en 1965 esa segunda reaparición de "Chamaco", quien siguió enfundándose el terno de alamares en 1966 (con veintiocho ajustes cumplidos) y en 1967 (veintiuno). El día 14 de septiembre de este último año, después de haber despachado en la Monumental de Barcelona dos toros de Joaquín Buendía, bajo la atenta mirada de los espadas Rafael Ortega y Juan garcía Jiménez ("Mondeño") y del caballero rejoneador Álvaro Domecq Romero, Antonio Borrero Morano ("Chamaco") se retiró definitivamente del toreo.
Chamaco, que dio origen a una dinastía en la que figuran su hermano Sebastián y su hijo Antonio Borrero, también matadores de toros, estaba casado con la ganadera María del Carmen Borrero y contaban con otro hijo, Juan, que está al frente de la ganadería familiar.
A lo largo de su carrera, Chamaco sufrió numerosas cogidas, siendo la más grave la que sufrió en el vientre el 25 de mayo de 1954 en Córdoba que le mantuvo varios días en coma. También fue herido el 28 de julio del mismo año en Barcelona. En el año 1.957 resultó gravemente herido en Jerez de la Frontera, Tolosa, Bilbao, Haro y Barcelona. Igualmente, en la campaña de 1.961 también resultó gravemente herido en Sevilla y Pamplona.
Desde hacía unos años, Antonio Borrero «Chamaco» sufría la enfermedad de Alzheimer, y, prácticamente, se encontraba recluido en su domicilio.
Falleció en su casa de Huelva el 11 de noviembre de 2009.


               ACTUACIONES EN LA PLAZA DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA


1956
22 de abril; Chamaco vestía terno azul y oro. Su toreo es espectacular, original y meritorio. Es gracioso y tiene algo de torero cómico, pero muy en serio pone mucho aguante en los cites de largo que corta con un eficaz machetazo. Por bajo, en vez de sacudir la cabeza la humilla. Me gustó más en el que cerró plaza, porque además que fue grandote y le dieron un segundo puyazo fusilable, llegó a la muleta muy entero, bravo y pronto y que al caer en otras manos hubiese llegado a los finales muy levantado. Su fuerte es la muleta, cumplió con la muleta y mató mejor a su segundo del que cortó las dos orejas y el rabo. Trofeos estos excesivos por no tener el de Domecq una muerte de efecto rápido, necesitando de la rueda. El público le otorgó su referéndum saliendo en hombros junto con Jaime Ostos. 
22 de julio; El Chamaco, que si no le sale su “tren”; o lo que es lo mismo, ese toro pronto con arrancada alegre y clara, nada o poco puede hacer, y como ese estilo brilló por su ausencia, de ahí que el chamaquismo pasara sin pena ni gloria por nuestra Plaza, ya que sus escasos recursos son más bien para que pase el toro y no para que él lo haga pasar. Y su lote, que dicho sea de paso, fue el más tardo y el más soso y por lo tanto, no pudo sacarle ninguna tajada, ya que quiso buscar el lucimiento, cuando primero había que lidiar. El público le manifestó su desagrado y con razón.


1963
3 de marzo; Festival taurino en el que se anunció la presencia de Chamaco, que fue sustituido por Rafael Jiménez “Chicuelo”.


1965
14 de agosto; El de Huelva, Antonio Borrero “Chamaco”, llegó animado de los mejores deseos. Quedó comprobado con los lances que dio al primero, un toro muy bravo y noble. La faena de muleta la inició con cuatro ayudados, cerrados con un artístico recorte. Después estuvo muy valiente y cerca, siendo ovacionado con fuerza. Derechazos ligados con el de pecho y faena valiente. Tres pinchazos y una entera le privaron de cortar trofeo. Saludos. En su segundo, un toro que probaba demasiado, dio algunos lances. Con la muleta dio pares y nones. Porque lo mismo se decidía a hacer pasar al animal que le daba mantazos por la cara. Montó la espada y mató de estocada baja, dos pinchazos y descabello. Silencio.

(Para ver las fotos aumentadas de tamaño, pinchar dicha imagen).