viernes, 19 de mayo de 2017

Oreja de peso de Talavante en Las Ventas y herido Javier Jiménez

Madrid. Feria de San Isidro. 9ª de Abono. Lleno de "no hay billetes".

Corrida de La Prensa.

Toros de la ganadería de Puerto de San Lorenzo.

Sebastíán Castella: Palmas (tras dos avisos) y palmas.

Alejandro Talavante: Silencio y oreja.

Javier Jiménez: Silencio y herido.

Tarde agradable con ligera brisa en la corrida de la Prensa. Asistió el Rey Emérito Juan Carlos I. Una corrida muy pareja, baja y con hechuras, pero muy floja y con poca casta. El 1º, 5º y 5º bis sobrero de Torrealta fueron devueltos a los corrales por faltos de fuerzas. Gran sobrero de Buenavista lidiado en primer lugar y bueno también el tercer sobrero del Conde de Mayalde. El 3º fue pitado en el arrastre. Javier Jiménez fue herido durante la lidia del sexto toro y tuvo que ser llevado a la enfermería con una cornada en el muslo derecho que le impidió continuar dicha lidia.

Hoy llegaba a este lleno en Madrid una terna que sabía lo que es salir por la puerta grande del coso venteño, que también brindaron los toros a Juan Carlos I. Sebastián Castella se gustó en el primero bis que le correspondió en suerte, un gran sobrero de Buenavista, pronto al cite, noble y con mucha fijeza. El galo lo toreó despacio en el centro del anillo, toreando en redondo y ligando, sacando todo el fondo de ese buen astado, y pegándose un gran arrimón al final, pero faltó suerte con la espada. y el público se enfrió tanto que se olvidó de reconocerle a Castella su gran faena una vez que el animal fuera arrastrado. Estocada trasera y descabello. Brindó el francés la muerte de su cuarto astado al respetable que copaba Las Ventas, con esta res Castella volvió a estar muy torero, acariciando a su enemigo con la muleta, con las zapatillas asentadas y volviendo a torear despacio a un morlaco al que le faltaba un punto de casta y se apagó muy pronto. Profesional estuvo Castella, pero el público estuvo muy frío con el torero de Beziers. Castella mató al sexto tras ser herido su compañero de terna.Estocada

El extremeño Alejandro Talavante se encontró con un astado muy áspero en la flámula, el segundo de la tarde se quedaba cortito en sus embestidas y derrotaba al llegar al embroque, sereno, el diestro buscó el acople perdiéndole pasos e intentando lidiarlo en los medios como hiciera su  homónimo de cartel en el burel anterior, pero poco pudo hacer con ese material el matador. Pinchazo, media estocada y tres descabellos. El quinto tris, le correspondió a Talavante, un tercer sobrero de la tarde del Conde de Mayalde. un toro que metía la cara, y al que el diestro comenzó a educar para embestir, tirando del astado y llevándolo largo. El astado iba a más y el de Badajoz comenzó a mostrar el temple, toreando con calidad, armonía y belleza, dibujando naturales que calaban en los tendidos. Faena con enjundia, y que rubricó Talavante con la tizona con una buena estocada, cortando una oreja a este buen toro que tranquilamenete podían haber sido de dos trofeos.

El tercer toro de la tarde se veía muy justito de fuerzas desde que salió al piso, Javier Jiménez lo saludó con el percal. Tras el brindis, en la faena muleteril el toro mostraba la poca clase que tenía y lo falto de brío que estaba. El de Espartina anduvo dispuesto, sabedor de que esta tarde tenía una oportunidad de oro, pero el cornúpeto no acompañaba, no decía nada y el público le daba poca importancia a la faena, con protestas asiduas. Estocada. El sexto y último de la tarde lo brindó Javier Jiménez al público, un toro aún por definir, brutote en sus envites, y además el viento molestaba y eso hacía que el animal tocara los engaños al diestro, hasta  que el toro por desgracia echó mano al torero propinándole una cornada en el muslo derecho y tuvo que entrar en la enfermería y no pudo acabar la lidia.