lunes, 8 de mayo de 2017

Pepe Moral, faenón con el quinto de Miura

José M. Femenía- Sevilla. Feria de Abril. 13 de abono y última de feria. Tres cuartos de plaza.

Toros de la ganadería de Miura.

Antonio Nazaré (berenjena y oro): Silencio (tras aviso) y ovación.

Pepe Moral (grana y oro): Oreja y oreja (fuerte petición, y dos vueltas al ruedo).

Esaú Fernández (verde y oro): Saludos y silencio.


Tarde calurosa, con una corrida bien presentada y de juego variado, que peleó en varas y dos toros buenos a destacar, los ejemplares: 2º y 5º. Esaú Fernádez fue atendido en la enfermería tras un golpe en la cabeza que no le impidió seguir la lidia.

Sevilla cerraba el ciclo taurino del abono, un calor de espanto para recibir a la mítica ganadería de Miura que como acostumbra vuelve a dar el cerrojazo a la feria, una terna sevillana, y de nuevo una corrida que dio alegrías a la afición y sobre todo a un Pepe Moral que estuvo francamente bien y una presidenta que se ganó una señora bronca tras negar la segunda oreja al diestro de Los Palacios.

Antonio Nazaré abrió la corrida con un toro que se quedaba corto en sus envites, el de Dos Hermanas se arrimó al bicho, e intentó sacarle las pocas embestidas que tenía, estuvo digno pero sin fortuna, y mal con los aceros. Estocada tendida y varios descabellos. El segundo de su lote, un astado muy parado, sin humillar, y que fue a menos a partir de la puya, Nazaré buscó la colocación para robarle alguna de las embestidas, pero la cara la llevó el toro siempre a media altura, un astado muy difícil de lidiar, aún así fue ovacionado el diestro porque se le vio voluntarioso y con mucha disposición. Estocada tendida y varios descabellos.
El torero de Los Palacios, Pepe Moral, estuvo muy enchufado toda la tarde y además en torero. Fue el único que abrigó lances de capa y galleó para poner al toro en la suerte de varas, también tuvo un mejor lote y eso hizo que se vivieran momentos de buen paladar taurino. Con su primero el diestro estuvo muy bien, cogiéndole el tiempo y el ritmo y aunque no humilló el Miura en demasía, Pepe Moral supo exprimir la faena al máximo obteniendo un meritorio trofeo tras una estocada. El quinto fue un toro que iba con alegría al caballo, que humillaba y seguía los engaños, y que por el pitón izquierdo fue cuando rebozó en la muleta, cuajando el matador dos tandas de manos bajas, con profundidad y llevando largo al burel. Cambió a la mano derecha y muchos de los presentes dudaron, pero si hay algún encaste en las dehesas bravas que se orienta enseguida ese es el que pasta en Zahariche, el toro cambió y fue un poco más brusco, pero la faena estaba más que hecha y el borrón fue que Pepe Moral no acertó del todo con la tizona, con una estocada baja, perdiendo así una Puerta del Principe que estuvo a su alcance. Aún así, hubo una fuerte petición para la segunda oreja, y una bronca más fuerte a la presidencia tras no concederla.

Esaú Fernandez venia con una actitud de guerra, colocándose a puerta gayola en el tercero de la suelta, y la mala suerte hizo que el morlaco le diera un fuerte golpe con una de sus patas en la cabeza quedando el torero grogui y teniendo que ser atendido en la enfermería, aún así salió para el último tercio, donde se arrebujó con el cornúpeto, sacando alguna meritoria tanda pero con poca ligazón. Estocada desprendida. El sexto toro, que cerraba plaza y con ello la Feria de Abril, fue más agradecido en la muleta, pues metía la cara un poco mejor y aunque no humillaba del todo se dejaba hacer. El camero buscó el acople, que por desgracia no llegó y pegó algún muletazo suelto que caló en el tendido. Pinchazo y estocada.