viernes, 26 de mayo de 2017

Rafael Molina Martínez "Lagartijo Chico"

José M. Rojas- Nació en Córdoba el 16 de julio de 1880, hijo de Juan Molina (el mejor subalterno de la historia del toreo) y sobrino del gran califa, Rafael Molina “Lagartijo”.
Con tanta dinastía torera en la familia, tanto él como sus hermanos Francisco y Manuel, no podían ser más que torero.
Rafalito (como se le conocía) empezó (después de las capeas y tentaderos) matando becerros en Córdoba el 27 de septiembre de 1896, acompañado de Rafael González “Machaquito”.
Después de alternar unas veces como banderillero y otras de novillero, ingresa en la cuadrilla de jóvenes toreros cordobeses que había formado el que fuera gran matador de toros Rafael Sánchez “Bebe”.
El 10 de abril de 1898 se presenta la cuadrilla en la plaza cordobesa con novillos de Laso para que lo estoquearan Lagartijo y Machaquito.
La cuadrilla de jóvenes cordobeses se presenta por primera vez en Madrid el 8 de septiembre de 1898, los dos novilleros estuvieron admirables en la muerte de seis toros de Veragua.
Al empezar la temporada de 1899, los dos novilleros estaban a la cabeza de la expectación taurina española. Los toros que habían matado durante las temporadas de 1898, 1899 y 1900 tenían de cuatro a cinco años.
Es digno de mencionar por su singularidad la novillada celebrada en Madrid el 1 de septiembre de 1899, dónde se presentaron las cuadrillas de "Niños Sevillanos" retando a los "Niños Cordobeses". Actuaron por los sevillanos Rafael Gómez “El Gallo” y Manuel Molina “Algabeño Chico”, por los cordobeses “Lagartijo Chico” y “Machaquito” con toros de Esteban Hernández, morlacos que gran peso para los de Córdoba. La corrida se dio con gran expectación ya que los cordobeses superaron a los sevillanos en maestría y buen toreo. Rafalito salió triunfante de este encuentro entre figuras prometedoras del toreo.
El 26 de marzo de 1899 lidiaron en Madrid toros de Catellones, y los dos primeros eran de los más grandes que se habían visto en el circo madrileño.
El 30 de abril sufrió Rafael en Bilbao dos cornadas graves en el muslo izquierdo, y el 28 de mayo, en Córdoba, un puntazo en el mismo muslo.
El 16 de septiembre de 1900, tomaron Lagartijo y Machaquito la alternativa en la plaza de Madrid; este de manos de Emilio Torres “Bombita” y Lagartijo Chico de manos de Luis Mazzantini, con toros de Veragua.
Sus últimas actuaciones en Sevilla fueron en la feria de 1907. El día 19 de abril con toros de Pérez de la Concha y en unión de Pepete y Machaquito y el día 20 con toros de Miura, en unión de Bombita y Machaquito.
Su última corrida en Madrid fue el 17 de mayo de 1908 acompañado de “Machaquito” y Rafael “El Gallo” lidiando los astados “Azafrán” y “Abaniquero", de Santa Coloma. No tuvo éxito con ellos.
Su carrera taurina la despide en la corrida el 4 de octubre de 1908 en Nimes con su compañero inseparable «Machaquito», y toros de Parladé. Ya la tuberculosis había hecho presa en él.
El 8 de abril de 1910 falleció en Córdoba a causa de esa horrible enfermedad, habiendo toreado 296 corridas y matado 735 toros.
«Lagartijo Chico» fue un lidiador de gran estilo, era valiente y toreaba con aplomo, elegancia y gallardía, pues apenas movía los pies de la arena. No fue considerado en Córdoba como Califa del toreo, pero tuvo cualidades y facultades para ello.
Tuvo tres hijas con su esposa Angustia Sánchez que al quedarse viuda se casó en segundas nupcias con Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete" (Padre) de cuyo matrimonio nació Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete". Perpetuó Rafalito Molina la dinastía torera en su nieto Rafael Soria Molina "Lagartijo" , que fue también matador de toros, siendo éste a la vez sobrino de Manolete .



            ACTUACIONES EN LA PLAZA DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA


1904
10 de julio; Segundo: Berrendo en negro, capirote, botinero, lucero, bien puesto y mogón del derecho. Brazo fuerte, Comearroz y Quilín turnan en varas. Parean Chiquilín y Recalcao. Lagartijo, con traje color de pelusa debajo de la cama, adornado de oro, encuentra al toro en las tablas y torea al principio con barullo. Clava media una pizca delantera y caída. Palmas frías.
Cuarto: Fragoso, berrendo en negro aparejado, lucero, astiblanco y bien puesto. Toma siete varas y le pones dos pares y medio de banderillas. Lagartijo torea con valentía, cerca y con pases de pecho, redondos y modernistas y entra bien con una preciosa media estocada digna de su tío, el gran califa.
Sexto: Cumbrero, cárdeno oscuro, bragao y bien puesto. Cinco varas entre el desbarajuste padre. Un espectador, sin que nadie se lo impida, coloca otro par. Lagartijo acaba la corrida, toreando cerca y confiado, y pincha un sin fin de veces. ¡Todo sea por Dios!. La cosa acaba con un golletazo.


1907
1 de septiembre; En los palcos vemos las familias más conocidas del Puerto: Ruiz López, Marqués del Castillo de San Felipe, José Luis Cuesta, Martínez Colón, Benvenuty, Pedro Guerra, Castillo, Gordillo, Sancho, Jiménez Varela, Jiménez González, Guernica, etc.
El cuarto es cárdeno y meano. Varas 5 caídas 3. Lagartijo clava un par igualado. Cantimpla y Cerrajillas terminan el tercio. El Moreno devuelve los trastos a Lagartijo, que viste esmeralda y oro. Después de algunos pases y un desarme da una corta, caída y sin preparación. Palmas y pitos. El quinto es negro y bien puesto. 7 varas, 3 caídas 2 caballos muertos. El Moreno hizo un buen quite. Lagartijo encuentra al toro en tablas. Torea de cualquier modo, entre dos caballos muertos y mete medio estoque en su sitio. Aplausos.


1908

30 de agosto; Lagartijo vestía de celeste y oro. Corrida mano a mano donde Lagartijo actuó con fiebre.
El tercer toro de la tarde, Estudiante, al pasarle Lagartijo de muleta después de un primer intento de matar, alargó el cuello y lo enganchó por la nalga derecha, campaneándolo en el aire. Marchó por su propio pie a la enfermería, resultando con una cornada de 6 centímetros. A partir de aquí se sucedieron grandes broncas con lanzamientos de botellas por parte del público que quería que el sobresaliente  –diestro local – ocupara el sitio del torero herido.
Lagartijo al 1º le dio 4 pases de muleta y una estocada corta un poco caída que basta. Palmas. El 3º, ya vimos como corneó en la nalga al espada, acabando con su vida Martín Vázquez.

Parte facultativo: Durante la lidia del tercer toro ha ingresado en esta enfermería el espada Rafael Molina “Lagartijo chico” con una herida de asta de toro, localizada en la región glútea derecha de seis centímetros de profundidad: Interesa la piel y el tejido celular. Esta lesión le impide continuar la lidia. 


(Para ver las fotos aumentadas de tamaño, pinchar dicha imagen).