sábado, 17 de junio de 2017

A hombros Fandi y Roca Rey en Granada

Granada. Feria del Corpus. 3ª de abono. Más de tres cuartos de plaza. 

Toros de la ganadería de Santiago Domecq.

Enrique Ponce: Palmas y oreja (tras aviso).

David Fandila "El Fandi": Dos orejas y oreja.

Andrés Roca Rey: Dos orejas (tras aviso) y oreja.

El Fandi y Roca Rey abrieron ayer tarde la puerta grande de la plaza de Granada tras cortar tres orejas cada uno en una tarde triunfal en la que el maestro Enrique Ponce cortó una oreja de peso. La plaza registró más de tres cuartos de entrada. En una corrida bien presentada, el 2º premiado con la vuelta al ruedo, 3º y 6º buenos.

Abrió el marcador El Fandi que paseó las dos orejas del segundo toro, un animal con transmisión y al que el granadino aprovecho para realizar una faena completa por ambos pitones. Desde las largas cambiadas de recibo hasta un sensacional tercio de banderillas, pasando por los muletazos templados por ambos pitones. Vibró el público con un diestro entregado que rubricó su obra con una gran estocada. Dos orejas y vuelta al toro de Santiago Domecq. En el quinto El Fandi paseó un trofeo después de una faena firme a un toro exigente y con complicaciones. El granadino tiró de oficio y construyó una faena de mérito que rubricó con una estocada.

Roca Rey llegó a Granada con la vitola de triunfador la pasada temporada y no decepcionó. Arrolló el peruano en su primer toro, el mejor del encierro de Salvador Domecq. El quite ceñido por saltilleras y tafalleras puso en pie a la plaza. Ya en la muleta cuajó una faena por ambos pitones, firmeza y temple fueron los ingredientes en un trasteo donde no faltaron las manoletinas ceñidas del final. Dos orejas de ley y el público entregado. Volvió a cuajar al sexto, un toro noble que se dejó y al que el diestro peruano realizó una faena en terrenos comprometidos del toro. Arrimón de Roca Rey . Paseó una oreja tras pinchar con la espada.

Ponce volvió a dar otra lección magistral en Granada. esta vez al cuarto de la tarde, una faena inteligente, medida, cargada de temple y de suavidad en los toques a un toro nada fácil. Faena de mando y de maestro a un animal con sus complicaciones. Oreja con fuerza con petición de la segunda. En su primero el valenciano tiró de oficio para enjaretar una faena técnica y medida a un toro con poca fuerza. Hilvanó varias series por ambos pitones. Estocada y palmas.