jueves, 20 de julio de 2017

El sábado se inicia la temporada 2.017 en la Plaza Real

El próximo sábado día 22 de agosto a las 21:00 horas, El Puerto de Santa María inicia su Temporada Taurina de Verano 2.017. El primer festejo de abono.

El ciclo portuense se abre con una novillada sin picadores, donde los más jóvenes tendrán una gran oportunidad para torear en un marco sin igual. La cantera de la tauromaquia hará el paseíllo en el coso Real, delante de los astados de Carlos Núñez. Cuatro toreros oriundos de la tierra y otro de la vecina Sanlúcar de Barrameda se colocaran el terno de las ilusiones y los sueños, para demostrar que quieren ser toreros, que aman esta fiesta y que su valor está por encima de todo infortunio, buscando esa gloria de abrir la puerta grande y cruzarla saliendo a hombros.

Una cita a la que los aficionados no deben faltar, para apoyar el futuro de una tauromaquia que cada vez está encontrando más vicisitudes en su seno, y combate con otros frentes para permanecer viva y con fuerza. Por eso precios económicos, por eso los pétreos tendidos deben de registrar un buen aforo, para que los benjamines de la tauromaquia se vean arropados en este comienzo de sus taurómacas vidas y que desde el redondel noten el calor del público jaleando con olés cada pase de sus flámulas, cada composición artística y estética que muestren delante de sus astados.

Acartelados podremos ver a los jóvenes; Alejandro Gónzalez, Juan de María, David Merino, José Antonio Noriega y Álvaro López. Y disfrutar de ese trabajo que día a día llevan haciendo, siempre pensando en torero, entrenando sin cesar y defendiendo la fiesta a capa y espada, buscando una oportunidad para mostrar sus dotes delante de una res. Sin duda una novillada con ilusión y ganas, donde me consta que los nuevos valores del mundo del toro lo darán todo para agradar al respetable y para cuajar una faena que les quede en el sempiterno recuerdo pase lo que pase en el futuro, para decir orgullosos y gallardos que ellos estuvieron en el albero de la histórica Plaza Real, jugándose los sueños, la vida, los temores y las esperanzas frente a un astado en un abono estival del año 2.017 en El Puerto de Santa María, y que gracias a ese día, en la posteridad sigan vistiendo el terno de luces doradas y continúen haciendo el paseíllo, cada nuevo abono, en su coso de la Plaza Real.