viernes, 7 de julio de 2017

Gabriel de la Haba Vargas "Zurito"

José M. Rojas- Tercer varón torero del que fuera matador de toros Antonio de la Haba “Zurito”, y nieto del gran picador de toros Manuel de la Haba “Zurito”.
Nació en Córdoba, en el barrio taurino de Santa Marina, el 14 de septiembre de 1945.
En sus inicios quiso ser picador como su abuelo y sus tíos José y Francisco. Al final se decidió, como su padre y sus hermanos Antonio y Manolo, por el toreo a pie, comenzando a torear algunas vaquillas.
Se presenta en una becerrada con su inseparable paisano Agustín Castellano “El Puri” y con becerros de Salvador Gavira.
Con traje de luces actúa este mismo año nueve festivales más.
En 1961, tras torear con éxito en 32 novilladas, se presenta con caballos el 12 de septiembre en Cardeña (Córdoba) acompañado de El Puri.
El año 1963 alcanza el número uno del escalafón de novilleros con 85 novilladas toreadas, entre ellas la de su presentación en Madrid el 25 de septiembre, alternando con Luis Parra “Jerezano” y El Puri, y novillos de Salustiano Galache.
Toma la alternativa en Valencia el 24 de mayo de 1964, de manos de Miguel Báez “Litri”, testigo el mejicano Joselito Huerta, acompañándole en su cuadrilla sus hermanos Manolo y Antonio, y siendo los toros de Manuel Arranz. Gabriel cortó tres orejas.
Confirma la alternativa en Las Ventas de Madrid el 19 de mayo de 1965, siendo apadrinado por Joaquín Bernardó, testigo Jaime Ostos y toros de Manuel Sánchez Cobaleda.
Grandes cornadas le apartaron muchas veces de los ruedos.
Se retiró en 1970, aunque después toreó en muchos festivales.

Gabriel de la Haba recibió un homenaje en la plaza de los "Califas" de Córdoba el año 2004, con motivo de los cuarenta años de su alternativa, junto a su paisano "El Pireo". Los aficionados cordobeses llenaron la plaza, estando presente en este acto taurino Manuel Benítez "El Cordobés". Fue un gran torero distinguiéndose a la hora de matar, herencia que tuvo de su padre; sus faenas eran sobrias, sentido y entrega, dejando el pabellón de Córdoba y la estirpe torera de los "Zuritos" en el lugar que se merecen.
En el recuerdo queda la inauguración de la nueva plaza de Córdoba (14.000 espectadores) corrida que se celebró el 9 de mayo de 1965, con toros de Carlos Núñez, y en el cartel tres toreros de Córdoba: José María Montilla, Manuel Benítez “El Cordobés” y Gabriel de la Haba “Zurito”.
El 20 de febrero de 2014, en la Tertulia “El Castoreño”, se le dio un sentido homenaje a Gabriel de la Haba y a la dinastía de los Zuritos.


         ACTUACIONES EN LA PLAZA DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA



1962
8 de julio; Sustituía en el cartel a Luis Parra Jerezano el joven torero cordobés Gabriel de la Haba “Zurito”. Torero que ha agradado mucho, porque a su juventud une un conocimiento extraordinario para la lidia y su valor poco común. Todo su quehacer fue brillante, pero de manera especial con la muleta. Ambas faenas fueron muy buenas y de su mano derecha salieron los pases más templados y toreros de toda la tarde. El público aplaudió constantemente al torero, el cual por no tener suerte con el estoque su premio se quedó en triunfal vuelta al ruedo. Pero en el último de la tarde mató de gran estocada y le concedieron las dos orejas. En su faena de muleta resultó cogido haciéndole El Cordobés un quite a cuerpo limpio, agarrando al novillo por los pitones y logrando apartar por la cola a la fiera de su presa, recibiendo una ovación de gala Manuel Benítez.
Al final del festejo los tres matadores fueron paseados a hombros entre los aplausos y el contento del numeroso público.


4 de agosto; De verdad que nadie se esperaba el desenlace gris y desdibujado de una noche espléndida cargada de animación en la que llegaron a nuestra Ciudad muchos miles de forasteros. Trenes, barcos, autobuses, motos, arribaron en gran cantidad haciendo que a la hora de empezar la plaza presentara un bellísimo aspecto. Cuando se encendió las luces se hizo el día en la plaza y pudimos apreciar en toda su plenitud la estampa única e incomparable de la plaza más bonita del mundo, llena hasta rebosar. ¡Bello espectáculo! ¡Lo mejor de la noche! Este era el inicio.
Hubo bronca,  protestas y gritos de ¡sentarse! ¡Que no veo! ¡Guardias! ¡Acomodadores! se sucedieron a lo largo de casi medio espectáculo. (¿Se puede corregir o evitar esto?) (Nosotros tenemos que buscar la fórmula para que el que venga a la plaza del Puerto se marche contento, si no por lo presenciado en el festejo, al menos por comodidad por el ambiente, por organización, por agrado etc. etc. También es cierto que más del cincuenta por ciento del público asistente acudió a la plaza de diez y cuarto a diez y media, y en quince minutos no se acomodan siete mil personas.)
Zurito estuvo valiente y peleón, a fuerza de exponer mucho logró pases de mérito matando con brevedad a sus dos enemigos y siendo ovacionado al final de sus faenas.


1963
10 de marzo; Zurito lanceó bien a su primero. Lo Muleteó en el centro del ruedo por naturales, continuando la faena con pases en redondo y ceñidas manoletinas, siendo el valor su mayor exponente. Entrando con deseos de matar consiguió una estocada entera, descabellando al segundo intento. Vuelta al ruedo. A su segundo, al que hizo un precioso quite por chicuelinas, le llevó nuevamente al centro del anillo y allí realizó una faena a dos dedos de los pitones, consiguiendo unos derechazos circulares templados y mandones, de perfecta terminación, y varias series de naturales, que cruzaba con el de pecho de pitón a rabo. Mató de una estocada trasera y dos intentos de descabello. Le fue concedida la oreja. (“Molinete” en Cruzados habla de dos orejas)

11 de mayo; Gabriel de la Haba Zurito en su primero hizo una faena variada, pero movida y sin parar los pies. Espadazo por los costillares y descabello. Palmas. En el último de la tarde estuvo muy voluntarioso. A fuerza de porfiar le fue ganando la pelea al bicho a base de exponer mucho. Dio una buena tanda de naturales y mató bien de estocada. Se le concedió una oreja. 


(Para ver las fotos aumentadas de tamaño, pinchar dicha imagen).