lunes, 14 de agosto de 2017

Juli, triunfador indiscutible en la Temporada en El Puerto

José Manuel Femenía- El Puerto. Temporada Taurina de Verano. 6ª de Abono. Casi lleno.

Mano a mano.

Toros de las ganaderías de Núñez del Cuvillo y Santiago Domecq.

Morante de la Puebla (azul real e hilo blanco): Silencio, silencio y bronca.

Julián López “El Juli” (tórtola y oro): Dos orejas, oreja y dos orejas y rabo (tras aviso).

Sobresaliente; Enrique Molina.

Tarde de  expectación en el Puerto con un fuerte viento de levante. Tres toros de Núñez del Cuvillo sosos y con poca clase. Tres de Salvador Domecq, parejos y se dejaron hacer, destacando el 2º que se movió y se le concedió la vuelta al ruedo. Ovacionado el picador José Antonio Barroso en el 6º.

A Morante eso de ir a principio de temporada tantas veces a La Maestranza no le está viniendo nada bien, aparte que ha pasado estos dos años de puntillas en tierras hispalenses, la poca gasolina que tiene que durar todo el año taurino la desparrama a orillas del Guadalquivir y el resto de la temporada deja pinceladas esporádicas para el resto de aficionados a la fiesta. Hoy se topó Morante con el muro de las lamentaciones taurinas. Su primero, brutote y de embestidas defensivas no le iba a servir al diestro para su arte, así que no partió peras y tras alguna probatura fue por la tizona. Media estocada trasera, dos pinchazos y estocada casi entera. El tercero fue otro animal soso en todos los tercios, y encima se colaba. Aun así Morante aquí intento sacar algo por el pitón izquierdo, pero fue un espejismo con este insulso morlaco que le tocó en suerte. Estocada delantera y caída. El sexto y último apareció abanto de condición, tres verónicas de olés rotundos le propinó Morante, pero los dos puyazos que le proporcionaron en varas hizo que el respetable se enfadara mucho, así que tras un tibio trasteo fue por los aceros ganándose una buena bronca. Pinchazo hondo y dos descabellos.

El Juli llevaba seis años, y se dice pronto, sin pisar el albero de la Plaza Real, y volvió con ganas y hambre de trofeos. Al segundo de la suelta lo toreó de capa alternando lances. Brindó al público y desde un principio se vio su predisposición a agradar. Toreo de compás abierto, con ligazón y temple ante un astado que se movía y acudía al cite. Juli llevó al toro cosido a su franela, con tandas de buena calidad, faena larga pero con profundidad. Estocada un pelín caída. En el cuarto molestaba el levante un poco más, pero este torero venía a por todas. Buen quite por chicuelinas para enlazar con una faena muleteril llena de técnica y precisión, con una res que cabeceaba pero el madrileño supo darle la lidia correcta y le quitó los defectos de golpe y porrazo, hilando muletazos hasta que lo sometió y lo metió en la canasta. Estocada. Con el sexto y último llegó la apoteosis de la fiesta. Buen recibo de verónicas, galleo al paso para llevarlo al piquero, volvió a brindar al respetable, pues Juli estaba hoy feliz en El Puerto. Faena de conjunción con el pasodoble “Concha Flamenca”, este cornúpeto tenía menos calidad, pero un Juli sobrado puso todo lo que le faltó al astado poniendo a todo el mundo de acuerdo, y cuajando una faena de ligazón y enjundia. Estocada trasera. De lo mejor la vuelta que dio el Juli con los trofeos y rodeado de niños por todo el redondel.